LAURICOCHA

LAURICOCHA

viernes, 10 de junio de 2011

SUELOS ORGANICOS (BOFEDALES)



Los suelos orgánicos, se observan mucho en la sierra peruana, en los nacientes de los grandes ríos, el Mantaro, Apurimac, Huallaga, Marañon, Majes… etc. Estos se encuentran distribuidos sobre valles fluvio-glaciares, o en las laderas de montañas o colinas, donde existe una fuente agua.

Estos suelos se desarrollan, por una acumulación de material vegetal, que no se descompone adecuadamente, por presentan condiciones edafoclimáticas no favorables, como bajas temperaturas y condiciones anaeróbicas. Esto ha propiciado un ecosistema favorable para el desarrollo de plantas adaptadas a estos ecosistemas y se han convertido en una fuente energética para los animales domésticos como silvestres de puna peruana.

De ahí su relevancia en la evaluación de estos ecositemas; a continuación se presenta algunos indicadores para evaluar la cantidad de agua que pueden almacenar.

INDICADORES DE SUELOS HIDRICOS

Existen varias mediciones que se pueden realizar rápidamente para caracterizar un suelo hídrico y que funcionan como indicadores edáficos. Son el contenido de humedad del suelo, la densidad aparente, la porosidad total, el grado de saturación y la infiltración.

1 Contenido de agua en el suelo
La dinámica del agua en el suelo es un componente del balance global del agua, y puede considerarse como la variable más importante que determina la disponibilidad de agua para las plantas. Las precipitaciones atmosféricas aportan agua que finalmente llega al suelo. Una parte de esta agua se evapora, otra escurre, otra pasa a la capa freática, otra es consumida por las plantas y otra parte es retenida o almacenada por el suelo. El agua en el suelo ocupa el espacio poroso que se forma por el arreglo físico de las partículas sólidas (mineral y orgánica) del suelo (Figura 3). En esta forma el agua está disponible para las plantas y para los microorganismos que habitan el suelo.

2. Densidad aparente del suelo
La densidad aparente es una medida que se realiza para conocer qué tan denso es un suelo. Depende de la estructura del suelo, refleja la forma y el arreglo de las partículas sólidas (minerales y orgánicas) y del espacio poroso del suelo (Figura 5). Los suelos que se han formado de material mineral tendrán una densidad aparente diferente a los suelos formados de material orgánico. En general, la densidad aparente puede variar desde 0.2 g cm-3 o menos en suelos orgánicos con muchos poros a 2.0 g cm-3 o más en suelos minerales muy compactados. Así, la densidad aparente tiene valores bajos en suelos orgánicos y se ha usado para cuantificar el grado de descomposición de los materiales orgánicos.

Se determina, midiendo la masa de una muestra de suelo secada a 105° C por unidad
de volumen. Se utiliza la siguiente fórmula para hacer el cálculo:

Da= M / V
Donde:
Da = Densidad aparente (g cm -3)
M = Masa = Peso del suelo seco (g)
V = Volumen del cilindro (cm3)

3 Porosidad total del suelo

La porosidad y la distribución del tamaño de poros caracterizan el espacio poroso del suelo. Corresponde a la porción del volumen del suelo que no está ocupada por material sólido. La característica básica del espacio poroso es que controla aspectos críticos de casi todo lo que ocurre en el suelo: movimiento de agua, de aire, transporte y reacción de sustancias químicas, actividad biótica del suelo, etc. La porosidad total representa la capacidad máxima que tiene un suelo para almacenar agua. Se utiliza la
siguiente fórmula para calcular la porosidad:

P = 1 – Da / Dr
Donde:
P = Porosidad (cm3 cm-3)
Da = Densidad aparente (g cm-3)
Dr = Densidad real (g cm-3)

4. Grado de saturación

El grado de saturación es la relación entre el volumen de agua y el volumen del espacio poroso. Después de que un suelo saturado ha drenado por gravedad alcanza la llamada capacidad de campo. El contenido de humedad que corresponde a este estado es la capacidad de retención. En la figura 3 se pueden observar distintos grados de humedecimiento del suelo hasta alcanzar la saturación. Esta se calcula con la siguiente fórmula:

S = è / P
Donde:
S = grado de saturación (cm3 cm-3)

Para calcular el contenido volumétrico de agua se utiliza la siguiente fórmula:

è = (ù) (Da) / Dw
Donde:
è = Contenido volumétrico de agua (cm3 cm-3)
ù = Contenido gravimétrico de agua (g g-1)
Da = Densidad aparente (g cm -3)
Dw = Densidad del agua (g cm -3) = 1